Fedaxv

Eduardo Russo: Adentrándonos en la caja negra, entre Kafka y Bergman

By Octubre 27, 2015 No Comments
Russo

Con un auditorio repleto en la Carpa de la Ciencia del Centro de Estudios Científicos (CECS), el crítico de cine argentino Eduardo Russo dictó este martes 27 de octubre una charla en el marco de la IV versión del FEDAXV donde transitó por temáticas vinculadas al audiovisual experimental abordando la ficción evolucionista, la producción programática y el uso de cámaras y computadoras.

Russo planteó que la importancia de hibridar recursos, entrar en la caja negra y reinventar los medios con la finalidad de obtener un producto único en imagen y sonido son cruciales para  recuperar la dimensión del arte. En este sentido, de forma integrada a su ponencia, exhibió  la obra de Jean Gabriel Periot “200.000 fantasmas”, montaje fotográfico en soporte audiovisual que muestra la mirada del autor frente a la catástrofe de Hiroshima ocurrida en 1945.

La apropiación del aparato como análogo del ojo humano y la comunión de la tecnología + ingeniería social, son también factores relevantes a la hora de generar el constructo audiovisual, siendo el diseño y los gestos el cuerpo  el alma de la obra. Russo sostuvo que: “El gesto es el movimiento que escapa a la programación y el azar, por ende observar los gestos nos permite descifrar el modo en que existimos en el mundo”. Es así como el crítico no podía dejar fuera a Ingmar Bergman, cineasta sueco del cual el público pudo apreciar parte de su obra “Mirrors”, en la que el autor eleva la imagen por sobre la soledad y la incomunicación del individuo. De esta forma el acto de filmar es equivalente al acto de observar y percibir la realidad que nos rodea, superando la barrera intangible que dicta que todo está programado para no verlo.

Según Eduardo Russo, la sala de cine debe constituirse como una “cueva platónica de sillas cartesianas”, sólo ahí podremos apreciar el verdadero gesto del cine: el montaje. La manipulación de la puesta en escena genera finalmente la ficción y por añadidura el arte. Más que una tendencia, el cine produce un “Proceso”, que finalmente sobrepasa el simple hecho de filmar algo, sino que sumerge al creador dentro de su propia idea y a partir de ello se genera una realidad invisible, una fuerza sobrenatural omnipresente que traspasa todas las dimensiones.

 

 

 

Leave a Reply